ATENCIÓN

 

1-.  Un buen aislamiento es la base del ahorro en la climatización.

2-.  La calefacción representa casi la mitad de la energía que gastamos en casa.

3-.  Por las cubiertas de los edificios y por sus ventanas es por donde se pierde la mayor parte del calor interior en  invierno y, también, por donde se gana más calor del exterior en verano.

4-.  La medición individualizada de los consumos de calefacción y agua caliente conlleva a ahorros de entre el 20 y 30%.

5-.  Es importante ajustar la temperatura de calefacción a las necesidades reales de cada zona de nuestra vivienda.

6-.  Para el suministro de agua caliente sanitaria son aconsejables los sistemas con acumulación.

7-.  La energía solar térmica es idónea para la preparación de agua caliente sanitaria.

8-.  Analizar y comparar anualmente los gastos de energía es el requisito previo para realizar propuestas de mejora energética y para el control del gasto.

9-.  La suma de un buen mantenimiento y un buen sistema de regulación permite en los servicios comunes ahorros total es superiores al 20%.

 

 

LA TEMPERATURA DE CONFORT EN INVIERNO

 

 

  • La temperatura a la que programamos la calefacción condiciona el consumo de energía de nuestro sistema de calefacción.

 

  • Por cada grado que aumentemos la temperatura, se incrementa el consumo de energía aproximadamente en un 7%.

 

  • Aunque la sensación de confort sea subjetiva, se puede asegurar que una temperatura de entre 19 y 21 ºC es suficiente para la mayoría de las personas.

 

  • Además, por la noche, en los dormitorios basta tener una temperatura de 15 ºC a 17 ºC para sentirnos confortables.

 

Información obtenida de la fuente,  IDAE (Instituto para la diversificación y Ahorro de la energía), Gobierno de España (Ministerio de Industria, Energía y Turismo)